Spanish Chinese (Simplified) English French German Japanese Russian

Historias de la España de los años 20.

Publicado el 27 Abril 2015
Visto: 659
Foto: La Felguera

Cada pared, cada muro, cada casa, cada calleja… cada rincón en definitiva, sea de donde sea, esconde un secreto, una historia, algo que contar. Cuántas veces, contemplando casas antiguas o lugares de antaño hemos comentado: ¡ay!, si las piedras hablaran. El que hoy les contamos es uno de esos casos en los que nos gustaría que cada piedra, como testigo de la historia, pudiera hablar.

Hoy queremos hacernos eco de una historia ocurrida en los años veinte en nuestro país y que encontró su final al otro lado del Atlántico, en Nueva York. El hecho, al parecer algo truculento y bastante insólito, cuenta además como aliciente con la participación en su trama de personajes famosos de la época.

Pero no estamos hablando de cualquier famoso no, estamos hablando nada más y nada menos que de un gran literato y dramaturgo de aquellos tiempos, como fue D. Ramón María del Valle Inclán, y el también conocidísimo ilusionista Harry Houdini.

Como tercera pieza del puzle hay que añadir a un joven aristócrata, de nombre Argamasilla parece ser, y como figurantes nada más y nada menos que a Ramón y Cajal y a la mismísima reina Maria Cristina. Así las cosas, y si les parece bien, nos trasladamos al Madrid del año 1923 para revivir esta curiosa historia.

                  Houdini (izda), Ramón y Cajal (centro) y Valle Inclán (dcha). - Fotos: La Felguera y Valle Inclán.org

Todo comienza cuando Argamasilla, un joven aristócrata de la alta sociedad madrileña y bastante raro según afirman los escritos de la época, asegura poder ver a través de los objetos opacos debido a su poderosa visión de rayos X. Como pueden imaginar, a partir de aquí, el revuelo y la polémica estaba servidos entre periodistas, científicos e intelectuales de aquel entonces, por no hablar del resto de la sociedad.

Valle Inclán, cuya afición por lo esotérico y el psiquismo es de sobra conocida, tomó partida por el muchacho asegurando que “no todo lo que es real puede siempre ser demostrado científicamente”, declaraciones que no hicieron sino echar más leña al fuego, de manera que la historia alcanzó tales dimensiones que fue capaz de traspasar nuestras fronteras.

Robert Richen, un prestigioso médico francés se desplazó hasta España para examinar al joven, de cuyas cualidades quedó maravillado. Cuentan que el gabacho, asombrado por los poderes del muchacho, y completamente convencido de que este decía la verdad, contestaba a todo aquel que le preguntaba que eran grandes días para la ciencia, porque estaban “en días de descubrir nuevos rayos”, y añadía con vehemencia, que estaban “en presencia de uno de los mayores descubrimientos” de aquellos días.

Así las cosas, y ante tantos dimes y diretes, la reina María Cristina quiso salir de dudas sobrela veracidad o no del caso, por lo que convocó una comisión para estudiarlo. En ella incluyó a varios oculistas, psiquiatras, físicos y neurólogos, encargando su presidencia a una de las eminencias médicas de nuestro país, D. Santiago Ramón y Cajal.

                               

                              Gabinete médico de estudio convocado por la Reina María Cristina. - Fotos: La Felguera

La historia finalmente llegó a oídos del gran ilusionista Houdini, quien retó a Argamasilla a cruzar el charco y demostrarle personalmente sus cualidades de visión con rayos X. El descendiente de aristócrata hizo caso omiso de la propuesta pero, apoyado y avalado por varios expertos y científicos terminó viajando, un año después de que promulgara su reto el ilusionista, a los Estados Unidos.

Allí fue presentado por la prensa española como un heraldo de la hispanidad, y realizó una gira en la que se le presentaba como ‘el hombre con rayos X en los ojos’. Todo iba bien, hasta que su camino se cruzó con el de Houdini, quien, empeñado en desenmascararlo, no paró hasta machacarlo y desvelar sus trucos, aunque este hecho parece ser que nunca fue admitido ni reconocido por la prensa española.

Argamasilla terminó sus días de vuelta en España, trabajando en el Ministerio de Cultura como censor de películas del régimen de Franco.

Esto es un pequeño resumen, pero, la historia no es tan sencilla como la hemos contado. Es muy interesante, tanto, que una editorial española, La Felguera, decidió rescatarla para publicar un libro, proyecto que culminó con la presentación del mismo hace unos meses.

 

 La reina regente en España María Cristina de Austria (izda). Recorte de prensa de la época (centro). Houdini y Argamasilla (dcha).

                                                              Fotos: Agrega educación y La Felguera

Los textos pertenecen a varios autores, Grace Morales, Ramón Mayrata y Gonzalo Lafora, y el ejemplar, incluye también prensa de la época y declaraciones originales de Valle Inclán y el mismo Houdini. Es un libro para no perderse y para recomendar por eso nosotros, que ya lo tenemos, lo hacemos.

El que quiera comprarlo puede hacerlo a través de este enlace. Si lo leéis, o regaláis, estaremos encantados luego de saber si gustó. Y, por supuesto, si el post os ha gustado compartidnos en redes.

 

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios